S&P 500 ^GSPC
4,967.23
-0.88%
Nvidia NVDA
$762.00
-10.00%
Meta META
$481.07
-4.13%
Amazon AMZN
$174.63
-2.56%
Tesla TSLA
$147.02
-1.94%
Microsoft MSFT
$399.12
-1.27%
Apple AAPL
$165.00
-1.22%
Alphabet GOOG
$155.72
-1.10%

Instacart, una empresa de entrega de comestibles en línea, está a punto de enfrentarse a los intermediarios minoristas. Es una prueba del apetito de los inversores por las empresas gigantes.

Instacart, con sede en San Francisco y registrada como Maplebear, empezará a cotizar el martes bajo el nombre de "CART" y, como la mayoría de las OPV, fijará el precio la noche antes de salir a bolsa y celebrará la salida con sus empleados, según dijo a Barron's una persona cercana a la empresa.

En la presentación del viernes, Instacart indicó una valoración de 9.600 millones de dólares en el punto medio al fijar el precio de sus unidades entre 28 y 30 dólares. Su nueva valoración refleja un cambio en el impulso del mercado desde que se valoró en 24.000 millones de dólares el pasado mes de marzo después de una valoración de 39.000 millones de dólares fijada tarde en una ronda de capital riesgo un año antes.

Cuánto paguen los inversores del mercado público por Instacart depende en parte de su fe en la futura expansión y rentabilidad de la llamada economía gig. La empresa, que utiliza contratistas para entregar comestibles a domicilio, está pidiendo entre 3,64 y 3,9 dólares por dólar de ingresos en 2022 en función de su cotización bursátil y sus beneficios.

Su par más cercano, DoorDash (DASH), tiene una relación precio-ingresos de 4,2 veces los ingresos futuros. Otras empresas de gigas tienen ratios más bajos: Uber 2,8 veces los ingresos y Lyft 1 vez los ingresos. El ratio precio-ventas es una forma útil de valorar las startups porque sus resultados económicos aún están evolucionando.

"Yo diría que esta valoración es justa", escribió Matthew Tuttle, de Tuttle Capital Management, en un correo electrónico a Barron's. El consejero delegado de la firma de asesoramiento utiliza la aplicación Instacart semanalmente y ve que se beneficia de un aumento de los robos en tiendas físicas y un posible resurgimiento de Covid-19. "Esto podría ser un home run".

Instacart, fundada en 2012, tuvo unos ingresos de 2.550 millones de dólares el año pasado, un 39% más que el año anterior. Casi tres cuartas partes de los ingresos procedieron de las cuotas pagadas por minoristas y clientes, incluidas las cuotas del programa de membresía premium Instacart+. El resto procedió de Instacart Ads, una oferta relativamente nueva pero crucial desarrollada bajo la dirección del consejero delegado Fidji Sim, un antiguo ejecutivo de Meta Platforms (ticker: META) nombrado en 2021.

El año pasado, el negocio publicitario creció un 30% con respecto al año anterior. Los socios minoristas suelen firmar contratos de menos de un año y pagan a Instacart por clic, por impresiones de anuncios o como tarifa fija durante la vigencia del contrato, según la presentación. En sus documentos, Instacart calificó la publicidad de "altamente rentable", pero dijo que los futuros ingresos por publicidad pueden fluctuar porque el éxito depende de la capacidad de escalar mediante la adquisición de nuevas marcas, clientes y la expansión a otros mercados.

"El negocio de la publicidad acaba de despegar y queda por ver lo bien que lo hará", dijo el profesor de gestión de Wharton School David Hsu, llamando a Instacart "una obra ambiciosa con mucha incertidumbre."

La empresa de reparto de comida registró pérdidas en 2020 y 2021. Los ingresos netos del año pasado fueron de 428 millones de dólares, pero más de tres cuartas partes de la ganancia provino de lo que se describió como un beneficio fiscal.

Aun así, la emoción de la oferta pública inicial de Arm Holdings (ARM), que hizo que las acciones subieran un 10% en la apertura de las operaciones la semana pasada, y las nuevas cotizaciones en general podrían ayudar a Instacart a obtener el valor que desea o más el martes.



No comments yet